Daniela Caballero: Lunes

Apenas entraba luz, la suficiente para sentirla en los párpados, pero no abrí los ojos. Veía en cambio, puntos naranjas y negros, mientras clavaba mi torso en el colchón y mis extremidades se sentían gelatinosas con un leve temblor. ¿Eran las nueve, las diez o las once de la mañana? No lo sé, no quería despertar. Sería el inicio o el final, según se le viera. Transitar el día significaba que con cada paso de los minutos él estaría cerca de llegar, vendría por mí y ese sería el final. Abrí los ojos, y para mi sorpresa, la luz no … Continúa leyendo Daniela Caballero: Lunes

Lina Preciado: Hiedra

Llegó la noche como el regalo prometido de Hades a las almas errantes que penan en la oscuridad. Solo los relámpagos iluminan la estancia, mientras dirijo una mirada al cielo, ese inmenso cúmulo negro que se abre paso tragando los pocos visos de luz que quedan en el aire. Estoy solo. A mi alrededor, las cosas comienzan a perder toda forma posible, gracias a la oscuridad que ha comenzado a digerirlo todo. Observo agazapado tras los cristales cómo el frío transforma la ciudad. Su imagen ha comenzado a aparecer entre los recónditos lugares casi olvidados y distantes que aún yacen … Continúa leyendo Lina Preciado: Hiedra

Cecilia Mogollón Villar:  No eres tú, soy yo

Semanas hacía desde que su no fantasma, aburrido de ser invisible, buscaba hacerse notar. Empezó con el corcho arrojado hacia sus zapatos. Lo advirtió por el ruido en el cuarto de baño cuando el objeto fue lanzado con una fuerza y trayectoria aparentemente intencional.  Pese a los paseos que da su cordura, era demasiado como para imaginar cucarachas dedicadas a la halterofilia. Lo cierto es que, mientras enjuagaba sus dientes, notó que el portacepillos adherido a la pared ya no estaba en su sitio, ahora decoraba el lavamanos. Sin ruidos, sin temblores, sin rajaduras, el objeto en cuestión había cambiado … Continúa leyendo Cecilia Mogollón Villar:  No eres tú, soy yo