Karla Arroyo: El botón

Respiré profundamente, aunque eso podría significar robarme el último aliento de vida dentro del casco ante un percance. Y es que me enfrentaba a la decisión que determinaría la subsistencia de la humanidad, en un simple acto motriz, que cualquiera podría ejecutar: presionar un botón. Aunque, después de todo. ¿Cómo terminé ante semejante responsabilidad? El ser con menos rango en la nave. Cada paso en mi existencia, cada nivel de entrenamiento y acción circunstancial me llevaron justo a este momento, mi propósito fue revelado al final. Los dedos me tiemblan ante la expectación de la cuenta regresiva, llegar a cero … Continúa leyendo Karla Arroyo: El botón

Flor García Rufino: Un nuevo mundo

Tres semanas llevamos en este encierro. Apenas un mes de que la población rompió en histeria por la repentina enfermedad que en unas horas desintegró a millones de personas en todo el mundo. Al principio nadie sabía qué pasaba, un calor asfixiante inundó las costas, avanzando tierra adentro. Muchas personas de todos los continentes, invadidos por el bochorno, comenzaron a sudar profusamente, de tal manera que en pocas horas presentaban una grave deshidratación. Entre más agua y soluciones salinas ingerían, más se aceleraba la sudoración y pronto los cuerpos tenían ya un aspecto lastimoso, la boca fruncida por la sequedad, … Continúa leyendo Flor García Rufino: Un nuevo mundo

Linda Acosta: Mudanza Verdemar

“La luz es la mano izquierda de la oscuridad,y la oscuridad es la mano derecha de la luz;las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes.”-Ursula K Le Guin, en La mano izquierda de la oscuridad-. I. De otras formas, que son otras vidas como camaleones venimos avanzando. Nos encontramos aquí, en este tiempo sin horas. Eternidad en las miradas. Cierro los ojos, es el único modo de volver al hogar. Y sin embargo, extraño tu voz, la imagino, sólo es real cuando me tocas. Caminamos. Hace frío, y la flama de tus pupilas me enciende. Hace calor, volamos … Continúa leyendo Linda Acosta: Mudanza Verdemar

Micaela Sánchez: Litio

Las redes sociales colapsaron, los últimos tuits confirmaban un apagón mundial. @NASA hablaba de un campo magnético acercándose a la tierra que afectó a los electrones, el confinamiento por Covid-19 no ha terminado, tampoco el 2020.      Llevamos cinco días sin energía eléctrica, cuando todo se apagó, mi celular tenía el 15% de batería, logré leer la catástrofe y sentir el estremecimiento. —Valimos madre—, pensé. Desde la ventana del depa veo una esquina neurálgica, Tlalpan y Eje 6. No hay metro, la gente camina sobre las avenidas, son muchos. Los pocos autos van despacio y por el carril de baja. … Continúa leyendo Micaela Sánchez: Litio

Gabriela Ramírez: La flema

Ese día parecía ser como cualquier otro, me desperté y me dirigí al trabajo. En las noticias decían que se esperaban algunas lluvias y ventiscas así que decidí llevarme el paraguas. Trabajo en un edificio prominente, soy empleado de una gran empresa. Me gustaría haber estudiado ingeniería, pero nunca fui muy bueno con los números. En la empresa tengo un puesto no muy importante y muchas veces me siento insatisfecho con lo que hago, pero supongo que eso les pasa a todos. —Espero no salgamos muy tarde, las noticias anuncian lluvias. Debo llegar pronto o mi esposa me mata— me … Continúa leyendo Gabriela Ramírez: La flema

Zaira Moreno: Otro lugar

Inevitablemente, con los minutos pululando sobre cuerpos, el desgarro interno llena rompiendo partes, resquebrajando hielo, hundiendo al fondo una boca de lamentos. Aleteos forzados interrumpen la incandescencia, brillando entre aullidos, atrapando ráfagas de viento. Zaira Moreno, mexicana de 23 años, comunicóloga y partidaria de las experiencias. Continúa leyendo Zaira Moreno: Otro lugar

Dora Parra: Los tiempos de la vida

—Figúrate que uno de ellos dijo una vez “el tiempo es vida”, muy enojado por cierto, pues reclamaba que al quitarle su tiempo, era como estarlo matando lentamente. ¡Vaya drama! —Dijo una de las entidades, con tono de desprecio y después soltó una carcajada espontánea. —No, espera… si te vas a reír con ganas, ríete de esto: “el tiempo es dinero”. —Ambas entidades inconmensurables lloraban de la risa y se sujetaban sus cósmicos estómagos. —Pues, ¿qué te puedo decir? Me han llamado de tantas maneras, que ya estoy olvidando yo mismo mi propio nombre. Los griegos me llamaron “Cronos”. Se … Continúa leyendo Dora Parra: Los tiempos de la vida

Kimberly Patricia Juárez: Gerónimo

En el asiento trasero del auto tocó mi corazón, no de forma violenta, si no tan lento que me llevó a preguntarme si fue un sueño o de verdad esa noche me encontré con mi verdadero amor, Gerónimo, su nombre es todo lo que tengo en mi mente. Antes de salir de casa decidí llamar a mamá para hacer mi promesa habitual de tener cuidado al conducir. Mamá odiaba el viaje que realizaba cada vez que visitaba el estudio de fotografía, pero su cara de orgullo en cada exposición de mi trabajo siempre lo recompensaba. Mucho tiempo pasé preguntándome si … Continúa leyendo Kimberly Patricia Juárez: Gerónimo

Sara Pizarro: El trabajo de todos los días

Corría a toda velocidad. Que emocionante es verla ir contra el viento con tanto apuro, dejando una estela de rojo y azul en las calles, con su sirena tan potente interrumpiendo la calma. ¿Llegaría a tiempo? Un espectacular accidente de tránsito ocurrió seis cuadras más allá. Sí, sé lo que pasó pues yo lo provoqué. ¡Fue divertido! Un niño iba de la mano de su madre, con una pelota azul debajo de su otro brazo. En un descuido del pequeño, le di un leve empujón a la pelota y cayó el piso. Recordar el momento mágico en cámara lenta es … Continúa leyendo Sara Pizarro: El trabajo de todos los días

Francia Coronel: Encarnación

Al abrir mis ojos me sentí cansada. Otro día. Mi cuerpo duele y mis ojos arden. Los días y las horas parecen lo mismo, y yo no sé qué más hacer. No siento tristeza, ni soledad. Mas bien aburrimiento y nostalgia, mucha nostalgia de lo que fui, de lo que no soy y de lo que nunca seré. Yo ya nací triste, por eso no lloro, porque el sentimiento eterno me lleva y me trae y yo nunca supe cómo quitármelo. Y en vez de eso la abracé. Mi tristeza, tan cálida. Pero lo que yo siento ya no es … Continúa leyendo Francia Coronel: Encarnación