Carmen Macedo Odilón: Piezas

No se sabe si aún se llevaba la cuenta, pero era el año 2228. A diferencia de otras épocas, desde hacía cien años ya nadie se preocupaba por el paso del tiempo. Los restos de la sociedad y sus escasos habitantes estaban lo bastante preocupados por sobrevivir en una Tierra que, de a poco, dejaba de ser habitable. El primer parpadeo de sus ojos fue tan conmovedor para su “padre”, como si este volviera el tiempo al instante en que contempló los primeros pasos de su alguna vez nieto. El científico jaló su silla y acercó la lámpara alta para … Continúa leyendo Carmen Macedo Odilón: Piezas

Abducción

Por Belen Carvente Con llanto en mi cara me pregunto cuándo se irá el vello del pecho ¿El dinero traerá paz?                                     ya no pienso en lo feliz del privilegio. Las voces guardarán silencio. Tendré energía para bailar. Cuándo ocho horas de sueño. Cuándo dejará de oler a mierda. Y mientras escribo, del librero cae Sagan Callan las voces La mierda se apaga. Mientras escribo, vibran las ventanas se vuelven líquidas y lo drenan todo. Pensé que la abducción llegaría a las 3 de la mañana, en completa oscuridad. Pensé que iba a dar miedo. Pero si en otro mundo … Continúa leyendo Abducción

Bertha Serrano: Almuerzo

Mi hermano estaba parado frente a la puerta del estudio. Sólo podía ver su mano sobre la manija y cómo ésta se movía mientras él intentaba girarla; cubría la mitad de su cara con su playera. Yo estaba parada a unos cuantos metros de él, con la quijada apretada y la respiración acelerada. —Ya…ya… te ibas… ¿no? —dije, jalando aire como si hubiera corrido un maratón. Dio media vuelta; tenía el ceño fruncido y la boca medio abierta. —¿Qué guardas ahí? —preguntó. —Nada —respondí.  —¿Nada? —Alzó las cejas—. Entonces huele tan mal ¿por…? —Nada…no… no hay nada —repetí.  —Dios… Después … Continúa leyendo Bertha Serrano: Almuerzo

Ivanka Romero: Papá

Aquella figura llegó a mi vida, fantasma de una sola voz que en intentos imaginaba, intentaba construir un cuerpo que encajara: solo sombras, una silueta, casi un fantasma, ser desconocido que emergía en sonido, persona espectral de expresión lejana, solo tañido. Fue un intento constante mirarle, conocer lo que las sombras tanto tiempo habían escondido, quizá lo irreal se había transformado y de un lugar donde nadie vive, entre la espesa selva y el barro, en el misterio distante, bajo la lluvia de oscuridad nocturna se había materializado. Él existía, venía de un lugar remoto, donde la nieve cubría los … Continúa leyendo Ivanka Romero: Papá

Daniela Caballero: P4P4

—¡Lleve al padre sustituto! ¡Llévele, llévele! ¡Se lo dejamos a buen precio! ¡Venga a ver! ¡Ya va desbloqueado y calado!  Gritaba un hombre fornido y algo rechoncho con una voz tan potente como chillona a la vez. Me detuve a verlo unos segundos con extrema curiosidad, mientras el bullicio de la gente me desesperaba cada vez más.  —¡Mon!, ¡Mon!, no te quedes atrás. Ya sabes que Tepiyork no es un lugar seguro, pero es el único lugar donde encuentro mis cremas a buen precio.  —Oye, Dana… —Eu. —¿Qué es esa cosa de padres sustitutos que vendía el señor? —¡¿No sabes … Continúa leyendo Daniela Caballero: P4P4

Mayra Escamilla: Escisión

Las náuseas matutinas habían empezado algunas semanas antes de mi siguiente cumpleaños y se intensificaron paulatinamente. Despertaba con un sabor agrio en la boca, me incorporaba y de inmediato venía ese conato de vómito que me arqueaba el cuerpo hacia el frente. Algo no andaba bien. Esa náusea incómoda era mi compañera invariable en la soledad instalada en mi vida en aquellos días.  Dicen que una llega a acostumbrarse a todo pero yo no pude con mi mal de cada día así que fui al médico. Lo primero que descartó fue un embarazo. ¿Cómo le explicaba que llevaba años sin … Continúa leyendo Mayra Escamilla: Escisión

Adriana Rodríguez: Curiana

Verla caminar sobre mis dedos, atrapándola, apretando hasta que en su crepitar dejó expuestas las vísceras. Estos bichos, infestando la tierra con su presencia. Pensar que es la evidencia de lo más cercano a la existencia de los dinosaurios.  Cada vez que escuchaba a los mayores hablar de su retiro, no podía evitar pensar en qué recipiente terminaría mis días. Desde la llegada de Covered (Compañía Veranda para el Retiro de Defunción) los adultos se llenaron de emoción al saber que podían terminar sus días en un jardín de reposo, sometiéndose al tratamiento de transmutación para un final asistido, ofrecido … Continúa leyendo Adriana Rodríguez: Curiana

Karla Arroyo: No querrás encontrar a las hadas

Son pequeñitas como insectos,  las alas giran por encima de su propia cabeza  y flotan como si fueran dientes de león,  solo que ellas van en contra del viento.  No querrás encontrar a las hadas, porque escupen ácido directo a los ojos… Cuando quise atrapar a una de ellas fue lo último que vieron los míos. Di tumbos entre los árboles  que reverberan risitas burlonas,  después, el silencio… aleteo conjunto de arrullo letal. La vida se escurre a través de sus aguijones, soy una con ellas, por medio de la sangre las habito y transmuto en diminuta esencia que se … Continúa leyendo Karla Arroyo: No querrás encontrar a las hadas

Karla Hernández Jiménez: Cuarto creciente

La luna llena se asomaba pálida en el horizonte nocturno, mientras su luz iluminaba un par de colmillos bañados en sangre que se iban retrayendo lentamente. El pelo de la cara retornaba a su lugar debajo de la piel, igual que el resto del vello que se expandía por todo su cuerpo. Las garras se achicaban igual que la cola de un vivo tono plateado, los ojos perdían su lucidez nocturna, y el hocico regresaba a ser chato mientras avanzaba entre las ceibas que rodeaban la zona. Sonya se limpió la boca con el dorso de la mano, intentando remover … Continúa leyendo Karla Hernández Jiménez: Cuarto creciente

Mijal Montelongo Huberman: Yo no soy yo

Querido Diario, Creo que nunca ha pasado tanto tiempo sin que te cuente lo que me ha sucedido, pero las pastillas me han cansado y mareado tanto que no puedo concentrarme por mucho rato. Leo lo último que te escribí y no puedo creer lo emocionada que estaba. Bueno, primero te daré un resumen de lo que ha pasado porque prometí contártelo todo. Todos me acompañaron al Centro de Modificación. Mamá y Lila fueron conmigo y la modificadora auxiliar (quien parecía el modelo de la Modificación perfecta) me llevó al compartimento que me habían asignado mientras papá firmaba los papeles. … Continúa leyendo Mijal Montelongo Huberman: Yo no soy yo