Yessika María Rengifo Castillo: Se desvanece el universo

De aquel cielo lleno de estrellas que la luna acariciaba en las noches; por las dulces nubes, que jugaban con las flores se esfuman entre la tristeza… Borrosas, perdidas del horizonte, y llenas de lágrimas las montañas agonizan, guardando días de arcoíris, que se han robado, mentes insensibles. Mentes que se han llevado el cristalino que vestían las aguas, que hasta los pescadores suplican; su regreso con pescaditos de colores. ¿Qué días de desolación y melancolía, que llena de agonía a los niños y las mujeres, que hasta los robles se mueren? Las tardes de otoño se han ido; y … Continúa leyendo Yessika María Rengifo Castillo: Se desvanece el universo

Melanie Márquez Adams: Gente civilizada

Si quieren que les cuente mi historia, debo comenzar con aquella que nos enseñan desde niños. Cuando todo empezó a cambiar, cuando el mundo empezó a tambalearse, tres familias supieron que era el principio del fin. No estaban dispuestas a esperar a que desastres y nuevos gobiernos les arrebataran el legado de sus ancestros y entonces reunieron sus recursos y se prepararon. Compraron una montaña y construyeron allí su nuevo hogar. Llenaron el refugio con cosas que les permitirían mantener la vida a la que estaban acostumbradas y llegado el momento, las tres familias se encerraron con sus sirvientes y … Continúa leyendo Melanie Márquez Adams: Gente civilizada

Paula Córdova: Un nuevo bosque

Cuando empecé a salir con Elena y me dijo que estudiaba en un politécnico, no me detuve ni medio segundo a pensar en la distancia entre donde vivía ella y donde vivía yo. Después de algunos meses de salir me invitó a quedarme a dormir en su casa, creo que fue la primera vez que fui consciente de la distancia. La primera vez para llegar tomé el Metro Taxqueña, me bajé en Hidalgo, transbordé a la Línea 3, me bajé en Deportivo 18 marzo, transbordé a la Línea 6, me bajé en Linda Vista, caminé 5 cuadras, tomé un camión, … Continúa leyendo Paula Córdova: Un nuevo bosque

Itzel Rocillo: Vendrán las lluvias suaves

Estabas demasiado cansada para poder seguir maquilando chamarras de lentejuelas, sin querer se iban cerrando tus ojos para poder descansar, aunque sea unos segundos. Es algo normal en el cuerpo humano, necesita descanso, dormir algunas horas para liberar las hormonas necesarias y no enloquecer o morir. No puede ser de otra manera, llevas tres días cosiendo sin parar esas lentejuelas coloridas, solo haz parado un par de minutos para mascar el supuesto alimento que te dejaron los supervisores del área y otro par de segundos para tragar unos buches de agua contaminada, alimento y bebida insuficiente para una jornada laboral … Continúa leyendo Itzel Rocillo: Vendrán las lluvias suaves

Karla Arroyo: El botón

Respiré profundamente, aunque eso podría significar robarme el último aliento de vida dentro del casco ante un percance. Y es que me enfrentaba a la decisión que determinaría la subsistencia de la humanidad, en un simple acto motriz, que cualquiera podría ejecutar: presionar un botón. Aunque, después de todo. ¿Cómo terminé ante semejante responsabilidad? El ser con menos rango en la nave. Cada paso en mi existencia, cada nivel de entrenamiento y acción circunstancial me llevaron justo a este momento, mi propósito fue revelado al final. Los dedos me tiemblan ante la expectación de la cuenta regresiva, llegar a cero … Continúa leyendo Karla Arroyo: El botón

Flor García Rufino: Un nuevo mundo

Tres semanas llevamos en este encierro. Apenas un mes de que la población rompió en histeria por la repentina enfermedad que en unas horas desintegró a millones de personas en todo el mundo. Al principio nadie sabía qué pasaba, un calor asfixiante inundó las costas, avanzando tierra adentro. Muchas personas de todos los continentes, invadidos por el bochorno, comenzaron a sudar profusamente, de tal manera que en pocas horas presentaban una grave deshidratación. Entre más agua y soluciones salinas ingerían, más se aceleraba la sudoración y pronto los cuerpos tenían ya un aspecto lastimoso, la boca fruncida por la sequedad, … Continúa leyendo Flor García Rufino: Un nuevo mundo

Linda Acosta: Mudanza Verdemar

“La luz es la mano izquierda de la oscuridad,y la oscuridad es la mano derecha de la luz;las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes.”-Ursula K Le Guin, en La mano izquierda de la oscuridad-. I. De otras formas, que son otras vidas como camaleones venimos avanzando. Nos encontramos aquí, en este tiempo sin horas. Eternidad en las miradas. Cierro los ojos, es el único modo de volver al hogar. Y sin embargo, extraño tu voz, la imagino, sólo es real cuando me tocas. Caminamos. Hace frío, y la flama de tus pupilas me enciende. Hace calor, volamos … Continúa leyendo Linda Acosta: Mudanza Verdemar

Micaela Sánchez: Litio

Las redes sociales colapsaron, los últimos tuits confirmaban un apagón mundial. @NASA hablaba de un campo magnético acercándose a la tierra que afectó a los electrones, el confinamiento por Covid-19 no ha terminado, tampoco el 2020.      Llevamos cinco días sin energía eléctrica, cuando todo se apagó, mi celular tenía el 15% de batería, logré leer la catástrofe y sentir el estremecimiento. —Valimos madre—, pensé. Desde la ventana del depa veo una esquina neurálgica, Tlalpan y Eje 6. No hay metro, la gente camina sobre las avenidas, son muchos. Los pocos autos van despacio y por el carril de baja. … Continúa leyendo Micaela Sánchez: Litio

Gabriela Ramírez: La flema

Ese día parecía ser como cualquier otro, me desperté y me dirigí al trabajo. En las noticias decían que se esperaban algunas lluvias y ventiscas así que decidí llevarme el paraguas. Trabajo en un edificio prominente, soy empleado de una gran empresa. Me gustaría haber estudiado ingeniería, pero nunca fui muy bueno con los números. En la empresa tengo un puesto no muy importante y muchas veces me siento insatisfecho con lo que hago, pero supongo que eso les pasa a todos. —Espero no salgamos muy tarde, las noticias anuncian lluvias. Debo llegar pronto o mi esposa me mata— me … Continúa leyendo Gabriela Ramírez: La flema