Vanessa Becerra: Maternidad artificial

Durante años fungí como una curiosa prueba de Turing, llegaban los entes y los cuidaba cierto tiempo. Supervisaba que se desarrollaran dentro de los protocolos que durante décadas habían existido, sin mayor cambio, pese a que el mundo cambió. La naturaleza por fin tomó revancha de lo que habíamos hecho con ella a partir de la Revolución de las primigenias, aquello que llamaban revolución industrial los seres inferiores, arremetió en el clima, en el surgimiento de nuevos virus y plagas, después una lluvia de meteoritos terminó por rematar con buena parte de lo conocido. Ahora en este nuevo mundo regido … Continúa leyendo Vanessa Becerra: Maternidad artificial

Ana Delia Mejía Quiroga: Portal

La luna en lo alto ilumina a una mujer de negro que atraviesa la plaza cargando un pesado martillo de madera: Benedicta, la acabadora del pueblo. Su trabajo consiste en librar cuerpos del sufrimiento. Ahora mismo se dirige a cumplir su sagrada labor. No es mucho lo que tiene que recorrer, así que llega en menos de diez minutos a una casa, un tanto menos oscura que sus pares vecinas, pues una luz tenue proviene de una de las habitaciones. Al ver la puerta abierta, un extranjero podría juzgar de descuidada a la familia que allí reside, pero cualquier lugareño … Continúa leyendo Ana Delia Mejía Quiroga: Portal

Carmen Macedo Odilón: Canción de cuna

Una ráfaga de viento sacude el móvil sobre la cuna que da vueltas mientras la musiquita suena. Empiezo la canción que tanto le gusta a mi bebé; él agita sus manitas, sacude sus piececitos y se ríe tan tiernamente como siempre lo hace cuando me mira. Me da gusto saber que no me olvida, incluso luego de un mes de muerta. Carmen Macedo Odilón es oriunda de la Ciudad de México. Estudiante de letras y bibliotecaria de la vida. Loca de los gatos, huidiza por convicción y clienta del insomnio por afición. Continúa leyendo Carmen Macedo Odilón: Canción de cuna

Manuela Herazo: Desgarro

Se estaban abriendo las puertas. Doce habitaciones para cruzar. No sabía que daría vida, no sabía que había luz. Llegó el desgarro por dentro, me rompí en carne y sangre, las únicas lágrimas fueron las mías, sólo yo rompí el silencio. Mi alma se murió no sabía que portaba una estrella, no sabía que daría vida. Un agujero negro me succionó y busqué asirme a tu luz pero también te habían soltado. Ese día perdiste tu lazo, quedaste en oscura orfandad. Ese día me destrozó la vida, me declaré asesina potencial la vida me abandonó, me quedé absolutamente vacía. Tú … Continúa leyendo Manuela Herazo: Desgarro

Valeria Colín: La no madre

Te veo buscando unos cerillos. Me gustas. Tu apariencia de gato, tus movimientos de onda. ¿Me das fuego? Te pido sin saber que la oración es casi un conjuro. Durante el invierno nos conoceremos mejor; aprenderemos las formas, los pliegues, los olores. Tú hueles a manzanas, yo a pan de elote. Pasaremos largas horas en tu departamento, hablando hasta que las palabras dejen de tener sentido por sí mismas y empiecen a darnos sentido a nosotros, dos seres con dos historias. Se tejerá en nuestra memoria la imagen precisa del otro. Me besarás. Yo, friolenta y sin herramientas para templarme, … Continúa leyendo Valeria Colín: La no madre

Natalia Todavía: Lluvia de espejo

Se escuchó un sonido cristalino. ¿Fue una ventana?, ¿un florero? —imagina el tapiz de flores en agua estrellada, adiamantada con cristales del frasco roto en el suelo… Era el espejo: vidrio hecho picos, reflejantes, briznas brillantes —corta epitelios, hojuelas de plata sobre la alfombra azulada, adornada de diamantes y espadas. El espejo había caído. Sólo así, al parecer. Solo. El clavo en la pared, intacto, el marco dorado con sus molduras antiguas estaba ahí, de pie, pero el espejo, roto.Ya estaba hecho. Listo el primer suceso. Este momento era esperado por ella sin siquiera esperarlo realmente pues, ¿qué probabilidad de … Continúa leyendo Natalia Todavía: Lluvia de espejo