Paola Licea: La revelación

Así fue como sucedió. Yo siempre tuve la firme convicción de que había nacido con la peor de las suertes y desprovista de toda gracia, belleza, habilidad o talento. Por lo que, agradecí siempre a Anselmo que me escogiera como esposa. Es verdad que muchas veces llegaba borracho a querer pelear conmigo y a veces hasta me soltaba una que otra cachetada. También es cierto que, cuando llegaba en ese estado, solía recordarme, con desprecio y malicia, lo fea e insignificante que era, y que, en otras ocasiones, me hacía “cumplirle” como esposa cuando, a causa de la misma borrachera, … Continúa leyendo Paola Licea: La revelación

Andrea González: Piel de oso

El aplauso enloquecido de los espectadores resonó en mis oídos como un disparo. A través del eco sólo pude percibir la sangre latiendo contra mis tímpanos. La cámara enfocaba el cráneo abierto de… de ella. Un bulto de carne molida le suplantaba la cara. Un pedazo desprendido de su cuero cabelludo flotaba en un charco de sangre. La toma se abrió. Úrsula Golosa celebraba su victoria, todavía con un trozo del rostro de Diana Ricura entre los dientes. Me sorprendieron las lágrimas y un comercial de proteína animal que cortó súbitamente la transmisión. Desde entonces, empecé a tener problemas para … Continúa leyendo Andrea González: Piel de oso

Majo Soto: Memoria

A mi Poppy. La magia tiene memoria, como el cuerpo. Escucho sus pisadas, nos busca, se acerca. Dafne esta escondida detrás de un bote de basura y un carrito de compras repleto de cartón y plástico; Poppy esta en frente del bote, sentado, su pelaje y sus ojos negros se pierden en la noche, sus orejas y bigotes atentos y me mira, me cuida. Tengo un palo de escoba que saqué del carrito, me aferro a él con mi mano derecha, en mi mano izquierda tengo una llama, apenas se vislumbra, apenas y siento su calor. Las pisadas se detienen. … Continúa leyendo Majo Soto: Memoria

Ángeles Sanlópez: Ordalía

Al bajar del autobús Luisa no pudo evitar llorar, pensaba que no regresaría al pueblo, pero ya estaba ahí. No podía evitar la idea de que en realidad su tía Angela, hermana de su madre, y su familia, no la querían ahí; entendía que ninguna familia recibiría con gusto a una adolescente con una madre muerta y un padre asesino. Al acercarse a ellos, su tío tomó la caja de huevo en la que llevaba su ropa y Nicol tomó su mano. Se fueron caminando a la casa. Luisa vio: el palacio municipal, las canchas, el cementerio, la primaria, la … Continúa leyendo Ángeles Sanlópez: Ordalía

Ana Laura Corga: Que alguien me ayude

¡Carajo! Ya no quiero seguir así, tantos días de vigilia me están avejentando el rostro. Cada que me observo detenidamente al espejo aprecio una arruga más, las ojeras marcadas, los ojos siempre rojos que trato de ocultar con gotas. Todas las noches como acto ritual y disciplinado, me aplico una crema para las ojeras, aunque para ser sincera, ya no sé si está valiendo la pena comprar. Hago todo lo que está en mis manos para que no se note que no estoy durmiendo bien. La exigencia es permanente, verte bien, lucir bien, no expresar enfermedad en el rostro, ocultar … Continúa leyendo Ana Laura Corga: Que alguien me ayude