Mel Delmonth: Puerta cerrada

Buscó jadeando y con desesperación sus llaves dentro del bolso para abrir la puerta de su hogar lo antes posible. Las manos le temblaban; cada segundo era vital.

Entonces recordó con angustia y terror que las llaves yacían sobre la cama, en la tranquilidad de su cuarto; cómo deseaba estar ahí ahora.

Miró llorando la puerta cerrada de su plácido hogar. Sabía que lo veía por última vez. 

Una mano fuerte tapó su boca y otras tres la arrastraron rápidamente a la parte trasera del auto que la seguía desde hacía varias cuadras y que se alejó con ella a toda velocidad en medio de la noche.

Mel Delmonth. Historiadora de formación, he incursionado por azares de la vida en el periodismo y la comunicación. Amo la literatura de terror porque me remonta a mi infancia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s