Patricia Juárez: Mi fuego carmesí

Las llamas que llevo dentro de mí son la ofrenda que puedo darle a la luna, sin importar su fase me inclino hacia ella buscando su luz, porque sé que ella me distingue en mi color rojo carmesí, sin importar el lugar, ella me brinda calma y a veces una maldición.

Es todo lo que te puedo ofrecer mi humanidad y no espero más que me ames, con mi fuego interno porque solo con él me siento tan viva, no lo digo esperando despertar en ti los celos, solo que la honestidad es parte de mi personalidad, te puedo decir que me siento orgullosa de que por mis venas corra la sangre de las diosas que se bañaban de su propio fuego carmesí, haciéndolas incluso más poderosas, pero sobre todo sabias; por los siglos de los siglos la luna despierta nuestra naturaleza y no soy una criatura de la noche que vive entre las sombras… soy una mujer tan viva con el fuego en mi interior.

Soy yo de pie, tan viva como los millones de lamentos y muertes de mis ancestros, ellas me acompañan con su canto y su protección en mi andar, quién diría que amaras a alguna de nosotras o que tendrás el milagro de que alguna te entregue su amor por completo, soy hermana de la luna y bañarme entre el fuego carmesí para ella, es un deleite que espera cada vez para verme tan humana y pura ante ella.

Libera en mí a la guerrera que duerme por un tiempo y toma posesión de mi cuando es necesario, y como yo, se puede enfadar, pero también puede brindarte calor en medio de tu andar, es tan salvaje como los animales en el bosque, pero también tan dulce como el canto de las hadas al caminar entre los senderos que no tienen final.

Soy el fuego de mis hermanas carmesí, que han sido avergonzadas por nuestro don, pero sobre todo soy la sangre de todas las que tenemos el milagro de ser mujer. Me pregunto si algún día dejarán de buscar la manera de llenarnos de vergüenza aún logro escuchar sus risas por los pasillos, por un don tan natural como el caminar, y no estoy dispuesta a que busquen asociarme con la locura solo por el hecho que a mí no me avergüenza mi color carmesí.

Soy la conexión entre el ciclo de la tierra y las flores silvestres del campo, que cambian con cada estación sin importar el mal clima, buscan el avance y su lugar sin esperar que solo ser parte de la naturaleza y los seres vivos. Los narcisistas me acusan, pero también me buscan, porque acusarme de su propio pecado les hace más fácil que mirarse a través de su propio reflejo.

Cada mes poseo la melodía perfecta que hipnotiza a cualquier ser y aunque como cualquier don lleva consigo dolor, mi fuego carmesí es el recordatorio de las almas que llevo dentro de mí, que fueron señaladas por su magia pero también son el valor, llevar orgullosa mi don a donde quiera que vaya, jamás me arrepentiré de nacer con el mayor que la naturaleza me pudo brindar, como el de nacer mujer el don que me tiñe de rojo vivo cada mes, quema la piel buscando el placer siempre disfrutaré ser seducida por la magia de las diosas que me dan el don de ser la mujer enloquecida o la droga necesaria en esta vida tan ordinaria.  

Kimberly Patricia Juárez Vázquez tengo 25 años. Soy egresada de la Licenciatura en Derecho Internacional de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Desde mi corta edad tuve interés por la lectura y desde ahí, comprendí que de alguna manera tendría que crear mi propio mundo o dejar mi huella en la literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s